Juventud rebelde se compromete con la agricultura urbana sustentable

Ceilan Fernández

(Caracas, 06-07-2018. Prensa Minppau).- Con el compromiso que impone la lucha contra la Guerra Económica y la pasión que infunde la construcción colectiva de una nueva cultura agroproductiva, los integrantes de la Brigada Robert Serra que hacen vida en el urbanismo socialista Brisas del Panteón, ubicado en la parroquia San José del municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital, se incorporan como población piloto a una nueva cruzada de la juventud rebelde, la cual apuesta a la sustentabilidad de la producción de alimentos en las ciudades y zonas periurbanas.

Para lograr dicho objetivo, algunos técnicos de la Fundación de Capacitación e Innovación para Apoyar la Revolución Agraria (Ciara), conjuntamente con asesores del Convenio de Cooperación Cuba-Venezuela, adscritos al Ministerio del Poder Popular de Agricultura Urbana (Minppau), iniciaron un plan de formación sobre la producción agrícola a pequeña escala dirigido a brigadistas del citado urbanismo y comunidades aledañas.

Bajo la metodología aprender-haciendo, más de 30 jóvenes, de la mano de los técnicos de campo, participaron en la construcción de varios camellones y la siembra de diversos rubros hortícolas de ciclo corto, tales como: lechuga, acelga, cebolla, cilantro y cebollín, entre otros.

La primera jornada de sensibilización contó con la participación de la ministra del Poder Popular de Agricultura Urbana, Mayerlin Arias, y del viceministro de Desarrollo Productivo Agrourbano, Elvis Zerpa, quienes hicieron entrega de varias herramientas agrícolas, fertilizantes y semillas de hortalizas, además de 100 sacos de abono orgánico para la reactivación de uno de los huertos comunitarios que servirá como centro de producción de alimentos y bioinsumos, a través de un convenio de financiamiento socialmente responsable.

 PHOTO-2018-07-06-09-09-46

El compromiso pasa por la producción de los propios bioinsumos

Con una gran esperanza en el desarrollo y consolidación de prácticas agroecológicas que generen el complemento vegetal de las distintas alternativas de distribución de alimentos, impulsadas por el presidente Nicolás Maduro a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), los brigadistas Robert Serra se comprometieron a honrar los compromisos asumidos en el presente convenio de financiamiento, el cual exige como contrapartida asumir la producción de bioinsumos tanto para el sustento de su huerto como el de otras unidades agrourbanas de la parroquia.

“Hoy estamos arrancando un nuevo plan dentro del programa de reimpulso de la agricultura urbana, el cual se basa en sumar a los jóvenes luchadores no sólo a la producción de alimentos dentro de sus espacios residenciales sino también en la recolección y multiplicación de sus propias semillas y elaboración de los bioinsumos necesarios para garantizar la continuidad del programa de agricultura urbana en su punto y círculo. Para ello contarán con un financiamiento inicial, talleres de formación y asesoría técnica por parte del Ministerio de Agricultura Urbana”, puntualizó Mayerlin Arias.

La titular de la cartera agrourbana exhortó a la juventud revolucionaria a materializar el lema de este nuevo ciclo de la agricultura urbana: “producir en concreto, que significa crear áreas agrícolas entre el cemento de la ciudad concretando acciones que se traduzcan en óptimos resultados, tenemos que esforzarnos por ser más eficientes en la producción de nuestros propios alimentos”.

 

IMG_0759-01-01

Brigadistas recolectores y productores trabajarán unidos

Maira García, organizadora de la Brigada Robert Serra en el urbanismo Brisas del Panteón, realizó un llamado a todos los jóvenes del sector a sumarse a la recolección de semillas y desechos orgánicos en los edificios residenciales y a formar parte de la brigada agroproductiva.

“Nuestro espacio agrícola, de aproximadamente 200 m2, contará con un compostero, un lombricario y una unidad de producción de semillas artesanales, además de las áreas destinadas para la siembra de rubros hortícolas, leguminosas y plantas medicinales. Para ello necesitamos que la brigada recolectora de materia orgánica trabaje mancomunadamente con la brigada agroproductora y todos seamos multiplicadores ante las 153 familias de esta comunidad de la importancia de producir nuestros propios alimentos e insumos agrícolas”, precisó García.

Por su parte, José Francisco Méndez, brigadista responsable del citado huerto comunitario, catalogó como un gran aprendizaje la experiencia productiva alcanzada durante sus tres años de trabajo al frente de esta unidad, en la que ha cosechado quinchoncho, tomate y pimentón para beneficio de su comunidad. “Nuestra producción se distribuye a precios justos dentro de los vecinos y el dinero que se obtiene se reinvierte en el mismo espacio para continuar produciendo con una visión socialista”, finalizó Méndez. (FIN/ Mariela Franco. Fotos: Lucas Portaz).

IMG_5699-01

Riégalo!