Bernal: No perdamos la fe en el camino de la Revolución

Ceilan Fernández

(Caracas, 06-06-2018. Prensa Minppau).- El ministro del Poder Popular de Agricultura Urbana y protector del estado Táchira, Freddy Bernal, exhortó a la población venezolana “a continuar trabajando en pro de lograr el control total del territorio. No hay otra salida, debemos expulsar de nuestra nación a la delincuencia organizada. No enfrentar a las mafias seria entregar el país. Estamos trabajando por mantener nuestra soberanía. No perdamos la fe en el camino de la Revolución”. Dicha aseveración fue realizada durante el programa Dando y Dando, transmitido por Venezolana de Televisión.

El también secretario general de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción insistió que “sólo el pueblo salva al pueblo”, al ser consultado sobre el rol supervisor que ejercerán los fiscales de los CLAP dentro del plan de reorganización de los mercados municipales, adelantado por el Ejecutivo Nacional.

“Estamos en el proceso de formación de los fiscales CLAP, quienes surgen de la misma organización popular para hacer frente a las mafias de los alimentos. La responsabilidad de controlar la distribución de los productos alimenticios a precios justos debe contar con el concurso de todas las fuerzas vivas revolucionarias. Sí dejamos a las instituciones del Estado solas en esta tarea será muy cuesta arriba vencer la Guerra Económica”, puntualizó el titular de la cartera agrourbana.

Por otra parte, Bernal se refirió a los avances de la cruzada anticorrupción que viene adelantando el Gobierno Bolivariano en la entidad tachirense, la cual hasta la fecha deja un saldo de 34 altos funcionarios de distintos organismos públicos detenidos por su vinculación con las mafias del contrabando de combustible, alimentos, medicamentos y papel moneda del cono monetario venezolano, entre otros delitos. A esto se le suman el desmantelamiento de importantes bandas y la captura de un número importante de militares y civiles vinculados a actividades ilícitas (FIN/ Mariela Franco).

Riégalo!